Ishtar

Ishtar

Ishtar es una antigua diosa semítica, probablemente relacionada en origen con el planeta Venus.

En el periodo acadio, se identificó con la Inanna sumeria, pero conservó su carácter bélico.

En el segundo milenio, fue promovida al papel de reina de los cielos como consorte de An(u) y equiparada en rango a otras deidades astrales.

Su valor marcial y su violencia (reflejada en su aspecto deIshtar barbada) quedaron contrarrestados por sus rasgos de diosa madre y su principal preocupación: la atracción erótica. Ishtar preside todas las manifestaciones relacionadas con la sexualidad, y entre los oficiantes de su culto había transvestidos, eunucos y prostitutas de ambos sexos.

Istar y Tammuz

El descenso a los infiernos

Inanna, o Istar en la versión acadia, es la diosa suprema del amor sexual y la fertilidad, y también de la guerra,la señora de las batallas. El mito más importante en el que aparece como figura central es el de su descenso a los infiernos.

No se da ninguna razón para el viaje de la diosa al inframundo; posiblemente se deba a que quiere extender su poder hasta allí. Antes de partir, ordena a su visir Ninshubur que vaya a ver a tres dioses distintos para pedirles su ayuda en el caso de que no regrese. En los infiernos tiene que atravesar siete puertas, en cada una de las cuales debe despojarse de una prenda de ropa y una joya hasta quedar desnuda y desprovista de todos los poderes que estos objetos simbolizan. Se enfrenta a la diosa Ereshkigal, reina de los infiernos y hermana suya, e intenta apoderarse del trono, pero es condenada a muerte y cuelgan su cadáver de un gancho en la pared. Al sospechar que ha ocurrido una catástrofe, Ninshubur se presenta ante el dios Enki que, con la suciedad acumulada en sus uñas, crea dos seres asexuados y les entrega la Planta y el Agua de la Vida. Penetran en Istar y la reviven, pero sólo se permite salir a la diosa con la condición de que entregue a un sustituto. Abandona los infiernos, acompañada por terribles demonios, y designa a su esposo Dumuzi para sustituirla.

El poema acaba con un discurso en el que se decreta que Dumuzi pase la mitad del año en los infiernos y su hermana Geshtinanna, Señora de la Vid, la otra mitad.

Inanna (Istar) es representada bajo el aspecto de diosa de la guerra, a lomos de un león y armada con una aljaba en cada hombro y una espada en el costado izquierdo. Su descenso a los infiernos y su regreso a la tierra representan míticamente la interrupción y recuperación de la fertilidad.