LAS ENSEñANZAS BUDISTAS

Padmasambhava enseñó el método budista del «sacrificio de sangre». En el ritual religioso estaba prohibido el sacrificio de animales inocentes y en su lugar, los yogis imaginaban su propia sangre como símbolo de la pasión sexual y la sometían a la deidad.

Se creía que sus huesos eran los huesos de la cólera y su carne un montón tembloroso de ignorancia. Al renunciar al mundo, los practicantes del budismo ofrecían simbólicamente sus propias calaveras como copas, que se llenaban con las «flores» de sus órganos sensoriales, de modo que todo lo que experimentaban se ofrecía a la deidad.