Virginia Woolf

Virginia Woolf

Nació: en Londres, Inglaterra, el 25 de enero de 1882. Falleció: en Lewes, Inglaterra, el 28 de marzo de 1941.

Virginia Woolf fue una genial escritora de ficción que reflexionó acerca de las dificultades de las mujeres para dedicarse al arte.

Su obra está profundamente ligada a su vida, y desde su lugar privilegiado de mujer culta aborda los roles que las demás mujeres debían asumir por la función social de su género. A través de su escritura asumió y enfrentó su propia realidad, aun cuando sus experiencias personales fueron tremendamente duras. Virginia Woolf pensó su vida y el mundo que la rodeaba a través de su literatura y ésta fue una manera de conocerse, de saber y de construirse como individuo.

Perteneció a una familia de clase media-alta con antecedentes y conexiones. Su padre fue Sir Leslie Stephen, crítico literario, primer editor de The Dictionory of National Biography y amigo de personajes como Ralph Waldo Emerson o Henry James, y su madre, Julia Duckworth, era sobrina de la fotógrafa pionera Julia Margaret Cameron. Virginia fue la tercera hija. La primera fue Vanessa, el segundo Thoby y el menor Adrián. En ocasiones se sumaban la hija del primer matrimonio de Sir Leslie y los del de Duckworth.

Vanessa y Virginia fueron educadas en la biblioteca de Sir Leslie. Las horas que Virginia dedicó a la lectura sustituyeron con creces los cursos universitarios a los que no accedió por ser mujer. Su carrera de escritora empezó pronto, a los nueve años fundó su diario semanal en el que publicaba crónicas de acontecimientos familiares. Pero cuando tenía trece, murió su madre y empezó a sufrir los síntomas del desequilibrio que padeció durante toda su vida, agravado en esos primeros años por los perturbadores requerimientos sexuales de su hermanastro. Desde entonces, Virginia vivió alternando estados de depresión y júbilo. En 1904, tras la muerte de su padre, tuvo su primer intento de suicidio.

Cuando los Stephen se mudaron a Bloomsbury Thoby llevó a sus amigos de Cambridge de visita y comenzaron las asambleas del célebre grupo que Incluía a Clive Bell, Lytton Strachey, Leonard Woolf, E.M. Foster y Roger Fry. En ese espacio, Virginia discutía con los hombres en un plano de completa igualdad y emprendió la búsqueda de su identidad artística asumiendo su oficio con el reconocimiento del círculo masculino que había elegido. Pero el desastre volvio a sumirla en la depresión: regresando de Grecia su hermano Thoby murió de fiebre tifoidea. A los pocos días Vanessa se comprometió con Clive Bell, y tiempo después Virginia lo hizo con Leonard Woolf. Un año más tarde acabó.

Viaje de ida, su primera novela.

A raíz de los intensos episodios depresivos que sufría Virginia, los Woolf se instalaron en la tranquilidad de Hogarth House, donde ella comenzó a trabajar en Noche y Día y a escribir un diario, y Leonard montó una pequeña editorial cuya primera gran publicación sería La habitación de Jacob, de Woolf. A esta siguieron La señora Dalloway, Al faro, Orlando -dedicada a su amiga íntima Vita Sackville-West, Las olas, Flush y Los años .

Pero el retiro no sirvió para evitar que Virginia sintiera el impacto de la época. En 1937 había muerto su sobrino Julián en la Guerra Civil Española, en 1940 habían bombardeado su casa y la guerra se había convertido en un horizonte gris del que temía no salir viva. En plena depresión se ahogó voluntariamente en el río, asegurándole a Leonard en una nota que le debía toda su felicidad. Un mes antes había completado Entreactos .

Una habitación propia

En este fundamental ensayo, Virginia Woolf reflexiona acerca de la situación femenina, determinada por la falta de independencia económica y educación. Señala que la vida hogareña de las mujeres se limita a un espacio en el que no hay privacidad. Plantea que si uno no se concibe a sí mismo singularmente, no puede contribuir en su propio nombre a una causa y está al margen de los espacios sociales de decisión.