Florence Nightingale

Florence Nightingale

Nació: en Florencia, Italia, el 12 de mayo de 1820. Falleció:en Londres, Inglaterra, el 13 de agosto de 1910.

Florence Nightingale fue una inteligente mujer y enfermera británica que revolucionó su oficio, creando el primer modelo conceptual de la enfermería moderna.

Concebía la enfermedad como la forma con que la naturaleza se quita de encima aquello que interfiere en la salud, y a esta última como la posibilidad de usar de manera adecuada la energía disponible. Para ella la enfermería no sólo era una instancia de ayuda al enfermo, sino también un medio para enseñar a vivir manteniendo el organismo sin enfermedad. Con estas premisas, Nightingale llevó a cabo un trabajo sin precedentes durante la guerra y reformó las condiciones de los hospitales de campo.

Gracias a su brillante labor, mediante la observación aguda y el cálculo minucioso, Florence Hinghtingale solucionó los graves problemas en torno a la higiene hospitalaria que hacían de estos habitáculos fuentes de enfermedades más que centros de salud. Probó al mundo la eficacia de su método mediante la aportación de una prueba irreprochable: la disminución de los índices de mortalidad. Fue una persona impetuosa, pragmática, dedicada y de excelente temple, y fue la primera mujer a la que su país le otorgó la Orden al Mérito.

Nightingale fue educada por una institutriz y por su padre, que había estudiado en Cambridge. Gracias a este último, se familiarizó pronto con los clásicos y afianzó su inclinación natural al conocimiento. Al cumplir veinte años quiso estudiar matemáticas, pero su madre consideraba que esto no era apropiado para una mujer y desaprobó la solicitud. A pesar de que su padre fue el responsable de la vocación de su hija, la impulsó a estudiar temas acordes con su condición de género. Sin embargo, después de batallar contra la férrea voluntad de Florence por realizar su deseo, padre y madre accedieron a su petición. Nightingale tuvo importantes tutores y fue una alumna destacada, y antes de ingresar al terreno de la enfermería impartió clases de aritmética, geometría y álgebra para niños. Pero además de la ciencia, la religión ocupó un lugar importante en su vida.

Había sido criada en la fe anglicana, desarrollando una actitud liberal poco usual en la época. De esta combinación nació en ella un Interés por los temas sociales y su inquietud por colaborar en torno a la enfermedad.

Por entonces, el personal de enfermería se caracterizaba por su falta de formación. En general, se lo asociaba con mujeres rústicas e Ignorantes. Si bien Nightingale no era ajena a esta concepción, más que desalentarla esto le planteó un desafío. Realizó viajes, estudió distintos sistemas hospitalarios y se entrenó como enfermera. Al regresar a Inglaterra ocupó ad honorem el puesto de Superintendente en un establecimiento para damas.

Entonces estalló la guerra de Crimea y asumió como enfermera administradora, supervisando el trabajo en los hospitales militares. Por ser mujer, tuvo que enfrentar a las autoridades militares, pero con tenaz esfuerzo logró reformar el sistema hospitalario. Recolectó datos y armó un registro de casos, usó esta información para planificar sus mejoras, recurriendo a su formación en matemática y estadística. Tiempo después, gozando ya de reconocimiento abrió una escuela para enfermeras y puso sus teorías en práctica.

Nightingale vivió aquejada por dolencias debido a un mal contraído en Crimea, pero nunca cejó en su lucha para mejorar los estándares de salud. Murió a los noventa años, segura de que Dios la había elegido para hacer todo cuanto había hecho.

Sus Notas

Florence Nightingale publicó 200 libros, reportes y panfletos. Una de sus publicaciones más importantes fue su obra Notas sobre enfermería (1860), libro capital que se usó en la enseñanza de la enfermería y fue traducido a infinidad de idiomas. También publicó Notas sobre los hospitales (1859) y Notas sobre la enfermería para las clases trabajadoras (1861), obras que resultaron de enorme utilidad en su tiempo.