Dian Fossey

Dian Fossey

Nació: en San Francisco, EE.UU., el 16 de enero de 1932. Falleció: en Ruhengeri, Ruanda, el 26 de diciembre de 1985.

Dian Fossey fue una científica estadounidense reconocida por su trabajo de investigación sobre los gorilas y por su lucha para salvarlos de la extinción.

Dian se dedicaba a tratar a niños discapacitados y a la terapia ocupado- nal. Su vida transcurría al margen de las grandes hazañas. Movida por sus inquietudes en torno de la zoología quiso conocer África. Allí fue introducida en el universo de los gorilas, y descubrió su pasión. Se dedicó a estudiar el comportamiento de estos animales, de los que vivía rodeada como en una gran familia. Los defendió de los cazadores furtivos, y fue asesinada por quienes promovían la caza.

Cuando Dian Fossey era apenas una niña, sus papas se divorciaron y ella creció dividida entre dos casas. No tenía hermanos y es probable que el mundo de las discusiones adultas le resultara angustiante, mientras que los animales, con su presencia muda, le ofrecían cobijo. Sentía pasión por ellos pero en sus respectivas casas no se toleraban las mascotas, Quiso estudiar veterinaria para compensar la carencia, pero al cabo se desencantó y terminó graduándose como terapista ocupacional.

Tenía poco más de treinta años cuando consideró unírsele a una amiga en un viaje a África, pero carecía de ahorros. Finalmente, juntó el dinero y motivada por el trabajo del zoólogo estadounidense George Schaller terminó embarcándose rumbo al continente salvaje. Allí la suerte la cruzó con Louis Leakey, quien le transfirió sus ideas acerca de la importancia de estudiar a los simios para comprender la evolución humana, e influida por él decidió radicarse en las montañas para observar a los gorilas en su hábitat natural. Muy pronto, comenzaría el cuidadoso registro del comportamiento de estos homínidos que la llevarían a la fama.

Fossey encontró la razón de su vida, y acabó por afincarse en Ruanda. Allí se abocó a la observación de los gorilas, comprendió sus códigos, y con paciencia logró imitar su comportamiento y ganarse su confianza. Se compenetró a tal punto con cada uno de los miembros del grupo que llegó a reconocerlos En el cine uno por uno y a entablar relaciones afectivas, La vida de Dian Fossey fue cambiando la imagen violenta que se tenía de los gorilas y logrando que se tomara cierta conciencia contra la caza que estaba acabando con esa especie. Monto un parque nacional en las montañas y se hizo famosa grabando documentales divulgativos para National Geographic. El protagonista de estos era un gorila con el que Dian entabló una estrecha relación y que acabó muerto a manos de los furtivos. Como consecuencia, Fossey entabló una lucha feroz contra los cazadores liegando a enfrentar al gobierno de Ruanda y granjeándose bastantes enemigos entre la población local, pues era tal la pobreza en la que vivía la gente que en ocasiones recurría a la caza por necesidad. En este sentido, para muchos su trabajo era controvertido, pues perdía de vista el drama humano que se vivía en África.

Dian tenía algo más de cuarenta años cuando viajó a los Estados Unidos para completar su formación en Zoología. Después de pasar una temporada larga apartada de África y de escribir su famoso libro Gorilas en la niebla, regresó. Por entonces estaba casi retirada de la investigación y se dedicaba al cuidado de los gorilas de los que vivía rodeada. Hasta que fue brutalmente asesinada a machetazos, presumiblemente en represalia por la persecución que había emprendido contra los cazadores furtivos.

En el cine

La vida de Dian Fossey fue recordada en la película Gorilas en la Niebla (1988), llamada así por el título de su libro. En el film el personaje de Dian es interpretado por Sígourney Weaver, que fue galardonada por ese trabajo con el premio a la mejor actriz. La película le rindió homenaje al intenso trabajo de Fossey, gracias al cual los gorilas sobrevivieron, y en la actualidad su especie ya no está en peligro de extinción. Su muerte, por lo tanto, aunque injusta, no fue en vano.