Anna Freud

Anna Freud

Nació: en Viena, Austria, el 3 de diciembre de 1895. Falleció: en Londres, Inglaterra, el 9 de octubre de 1982.

Anna Freud fue una psicoanalista austríaca. Hija de Sigmund Freud, hizo sus propios aportes a la teoría psicoanalítica y se dedicó sobre todo a la psicología.

Edipo mata a su padre para casarse con su madre. Anna, en un incesto intelectual, es la madre del psicoanálisis y Sigmund, el padre. Desde los catorce años asiste a las reuniones del Comité de los Siete Anillos. A los veintisiete ingresa en la Sociedad Psicoanalítica de Viena con un trabajo sobre fantasías de flagelación y sueño diurno, cuya colaboración desde el debate y la discusión debe a Lou Andreas-Salomé. En Londres organizó albergues para los niños de la guerra. Su rival teórica fue Melanie Klein.

Anna fue la menor de las seis hijas de Sigmund Freud y Martha Bernays. Estudió en el Cottage Lyceum de Viena hasta 1912 y si bien no había decidido su futura carrera, ya estaba familiarizada con los trabajos de su padre. Desde 1910 se le permitía asistir a las reuniones de los miércoles del Comité de los Siete Anillos (Freud entregaba una sortija como símbolo de confianza). En 1918 se involucra seriamente en el psicoanálisis, cuando su padre se convierte en su analista.

En 1920 participó en el Congreso Psicoanalítico Internacional de La Haya y comenzó a compartir con su padre tanto trabajo como amistades. Una de ellas, la filósofa y psicoanalista Lou Andreas-Salomé, que además acercó a los Freud al poeta Rainer Maria Rilke. Con inclinaciones literarias, escribió: «Mientras más me intereso por el psicoanálisis, más lo veo como un camino hacia el mismo tipo de entendimiento amplio y profundo sobre la naturaleza humana que poseen los escritores».

En 1921 Freud le pidió a Lou Andreas-Salomé que se sumara en el análisis de «Anna-hija». Freud veía problemático continuar con el tratamiento de Anna, cuando uno de los problemas de la hija era la hostilidad al padre y «su evasión del lado femenino y sexual de su vida». Al cabo de dos años Freud retomó el tratamiento.

Anna mostró una asombrosa mejoría, había vencido su temor de hablar en público y había podido terminar de escribir su artículo sobre fantasías de flagelación. Justamente el trabajo que le abre las puertas de la Sociedad Psicoanalítica de Viena en 1922 como psicoanalista de niños es Relación entre fantasías de flagelación y sueño diurno.

Creó o colaboró en numerosas instituciones dedicadas al cuidado de niños, como el Asilo e Instituto Baumgarten, para los huérfanos judíos que dejó la guerra. Más tarde en 1947, ya en Londres, fundó The Hampstead Child Therapy Course and Clinic (que tras su muerte se llamó Anna Freud Centre), el primer centro de investigación observacional, enseñanza y aprendizaje de psicoanálisis de niños. Dentro del Instituto Psicoanalítico de Viena formó el Kinderseminar, un seminario cuya finalidad era la investigación sobre psicoanálisis y pedagogía que ofició como centro de consulta para otras instituciones involucradas con la infancia.

En 1927 ocupó el cargo de secretaria de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA), donde luego sería miembro del Consejo y Presidente honorario. También dictó clases en la Universidad de Yale y recibió doctorados honorarios de las universidades de Viena, Columbia, Harvard y Franckfort.

Su aporte

¿Qué es la psicología del yo? Los aportes de Anna fueron clínicos y prácticos, partiendo de la idea de alianza terapéutica. Trabajando con niños, buscó las operaciones defensivas del «yo» para trabajar sobre ellas y lograr una transferencia positiva. No le interesa tanto lo reprimido como los métodos del «yo» para conservar las representaciones fuera del consciente. Ocupando el ideal del yo, el analista puede avanzar en la tarea curativa y pedagógica.